Sí, soy feminista ¿y qué?

Nuestra colaboradora Fabiola Ávila nos habla sobre la guerra de géneros y nos muestra con orgullo su sentir feminista.


Caricatura de feministas

Durante siglos hemos vivido en una sociedad machista, en donde el deber de una mujer es quedarse en casa, hacer la comida, preparar a los niños etc; Mientras el hombre sale a trabajar  y es "el sostén de la familia" ¿Por qué tiene que ser así?, ¿por qué no puede ser en partes iguales?

La mujer siempre ha estado por debajo del hombre, el sexo masculino se ha visto como el ser divino y poderoso que en todo lo que dice y hace es perfecto, y si lo contradices como mujer, está mal.
Y es tan irónico, porque, ¿Cómo se vuelve machista un hombre?, por la familia, por la sociedad en que fue criado.

Se ha dado el apodo de “feminazi” cuando se ataca al otro sexo, pero ¿Qué hacemos?, en México cada 7 horas una mujer es asesinada por el sexo masculino, en México nos secuestran, nos torturan, nos violan y siempre es nuestra culpa, por salir de noche, por salir de fiesta, por vestirnos de tal forma. Las mujeres buscamos igualdad, buscamos que en el trabajo se nos pague de la misma forma que a ellos. Que no nos subestimen por ser mujeres.

Ser feminista, es un movimiento que desde el siglo pasado ha tomado conciencia en diferentes partes del mundo, y es en nuestra época en donde toma más fuerza debido a las redes sociales, se han creado hashtag como #metoo #yositecreo, en donde miles de mujeres cuentan su anécdotas de desigualdad.
Tenemos la oportunidad de cambiar a la sociedad. Ser feminista no debería ser un movimiento solo de mujeres, los hombres deberían de luchar por esto igual que nosotras, el día de mañana tu mama, tu hermana, tu pareja, tu hija podría sufrir un tipo de discriminación por el simple hecho de ser mujer.
En algunos países nacer mujer se considera una aberración. Nosotros les damos la vida, y una sociedad machista nos la quita.

Ser feminista significa luchar por igualdad de derechos, igualdad salarial, derecho a vestirnos como queramos, igualdad de tareas domésticas y un equitativo cuidado de hijos. Queremos salir tranquilas por la calle, no buscamos ser superiores, buscamos vivir tranquilas y felices.
Yo lucho por eso, así que… sí, soy feminista, ¿Y qué?